• Jueves, 29 de Junio de 2017

BELÉN TOIMIL ATLETA

“Prefiero no ponerme metas e ir paso a paso”

 Lleva tantos años entrenando y compitiendo a un ritmo frenético que esta campaña, en la que no tiene tantos compromisos en el horizonte, se siente un poco “vacía”. Belén Toimil afronta su primera campaña en categoría sénior con calma y a sabiendas de que solo el trabajo.

“Prefiero no ponerme metas e ir paso a paso”
Belén Toimil, durante una de sus últimas competiciones del pasado año
Belén Toimil, durante una de sus últimas competiciones del pasado año

 

Lleva tantos años entrenando y compitiendo a un ritmo frenético que esta campaña, en la que no tiene tantos compromisos en el horizonte, se siente un poco “vacía”. Belén Toimil afronta su primera campaña en categoría sénior con calma y a sabiendas de que solo el trabajo y la constancia le permitirán mantener su estatus a nivel nacional y hacerse un hueco más allá de nuestras fronteras.

- ¿Cómo han sido los primeros meses de la temporada?
- El primer trimestre siempre se hace duro, porque son tres meses y medio sin competir que se hacen muy cansados. Es mucha carga de pesas, de repeticiones de lanzamiento en el que no haces más que trabajar, trabajar y trabajar. Ahora hemos pasado a hacer series con muchos kilos, en las que más que la resistencia buscamos la potencia, para levantar con rapidez y que el músculo reaccione. Estamos pensando ya en la competición, en ir más rápido, más ágil y más potente.

- Es su primer año como sénior, ¿cambia la preparación? ¿cambia la mentalidad?
- El trabajo es más o menos el mismo, pero sí es cierto que la planificación de la temporada siempre la hacemos en función de los objetivos que tengamos, para que el pico de forma coincida con los campeonatos importantes. Siempre he tenido temporadas muy ajetreadas en la preparación y exigentes para hacer marcas para algún internacional... pero este año, después de tres temporadas promesa, en las que había muchas pruebas, ahora solo tengo las absolutas y es como estar un poco vacía...
- Pensar entonces en la clasificación para alguna prueba internacional es precipitado
- Las marcas para acudir a los inteenacionales absolutos son muy exigentes y están lejos de las mías. El año pasado hice 16,30 metros al aire libre y, por ejemplo, para el Europeo en pista pedían más de 16,60 y para la Copa de Europa de lanzamientos de invierno, más o menos. Yo son marcas que hago en verano, que es cuando lanzo mejor, así que este año en pista cubierta lo veo imposible. El año pasado sabía que era factible acudir a algún internacional promesa, pero este no me planteo más que mejorar mis marcas, hacer lo mejor que pueda en el Nacional absoluto... y si después cae algo más, mejor.

- ¿Le estresa este nuevo panorama?
- No me agobia ni me entristece. Hay que adaptarse a cada año. Antes tenía la presión de que cada categoría duraba un par de años, ahora voy a ser sénior para siempre, así que habrá Europeos y Mundiales todos los años. De hecho, yo ya fui a un Europeo el año pasado siento aún promesa... ¡Será que no voy a tener oportunidades! La ambición está ahí, las ganas también, pero hay que ser realistas. Si no hago la mínima no va a ser el fin de mi carrera.

- ¿Se plantea otros objetivos a nivel de marcas?
- Me lo plantearé sobre la marcha. Estos años, desde que estoy en el Centro de Alto Rendimiento, en León, he tenido una trayectoria irregular. Hubo temporadas en las que no mejoré y en algunas, incluso, empeoré. En ese sentido, no estoy contenta porque me gustaría haber ido mejorando progresivamente y actualmente estar en marcas mejores, pero esto no es una ciencia exacta. Lo único que puedo hacer es trabajar, entrenar, esforzarme y competir lo mejor posible. Por eso no me gusta ponerme metas. Pero es cierto que me gustaría lanzar 17 metros esta temporada. Pero, si me quedo en menos, con tal de mejorar ese 16,30 ya estaré contenta.