• Martes, 26 de Septiembre de 2017

Los percances sufridos por la trainera de Ares la condenan a la última plaza

La renta de la que dispone la “Santa Olalla”, trainera del Remo Ares, para eludir el descenso directo se vio reducida en un punto tras la disputa ayer de la trigésima edición de la Bandera de Hondarribia-Gran Premio Mapfre.

Los percances sufridos por la trainera de Ares la condenan a la última plaza
La tripulación aresana, decepcionada tras el desarrollo de la regata  | eusko label liga
La tripulación aresana, decepcionada tras el desarrollo de la regata | eusko label liga

La renta de la que dispone la “Santa Olalla”, trainera del Remo Ares, para eludir el descenso directo se vio reducida en un punto tras la disputa ayer de la trigésima edición de la Bandera de Hondarribia-Gran Premio Mapfre. La embarcación de Ferrolterra acabó última en esta prueba, undécima de la Eusko Label Liga, por detrás de la de Astillero, su principal rival por eludir la última plaza. Así que ahora son ocho los puntos de ventaja de los que dispone la embarcación aresana con vistas a las cinco últimas pruebas ligueras.
Pero este resultado tiene una explicación más allá del rendimiento. La de Hondarribia fue una de las regatas de la que más satisfecho salió el patrón de la embarcación aresana, Agustín Fernández, que sin embargo vio cómo la mala suerte se cebaba con la escuadra de Ferrolterra. Así, después de marchar en cabeza durante buena parte del primer largo, la rotura de un remo en la ciaboga hizo que le tripulación de la “Santa Olalla” perdiese unos diez segundos en el siguiente. Por eso, a pesar de que esta vez competir en mar abierto no trajo la peor versión de la tripulación de Ares, este incidente, que se volvió a repetir en la tercera y última virada, hizo que le embarcación aresana quedase en la última posición de la primera tanda –la compuesta por los cuatro peores clasificados en la general–. 
Al menos, el buen nivel al que rindieron los barcos de Cabo da Cruz y San Pedro en el último largo evitiaron que la tripulación de Astillero le restase más puntos a la aresana en la prueba. Así que, con cinco competiciones todavía por disputarse, la embarcación aresana parece tener en su mano eludir el farolillo rojo. La competición se desplaza hoy a la localidad vizcaína de Ondarroa con motivo de la trigésimo tercera bandera de este municipio-Gran Premio Cikautxo. Ahí le embaración aresana espera recuperar la renta perdida ayer. l