La investigación de Gómez Noya

Cinco títulos mundiales en distancia olímpica, dos en la de Medio Ironman, cuatro cetros europeos y un sinfín de victorias en otras pruebas no aburren a Javier Gómez Noya.

La investigación de Gómez Noya
Gómez Noya, durante la carrera en la que se proclamó campeón del mundo de Medio Ironman, se desplazará en breve a Nueva Zelanda para iniciar la pretemporada
Gómez Noya, durante la carrera en la que se proclamó campeón del mundo de Medio Ironman, se desplazará en breve a Nueva Zelanda para iniciar la pretemporada

Cinco títulos mundiales en distancia olímpica, dos en la de Medio Ironman, cuatro cetros europeos y un sinfín de victorias en otras pruebas no aburren a Javier Gómez Noya. Al contrario, el triatleta ferrolano sigue buscando nuevos retos y el de este año 2018 estará en la larga distancia, con la participación en el mes de octubre en el Mundial de Kona como último objetivo. “No descarto hacer alguna carrera de distancia olímpica, pero es en lo que me quiero centrar... Puede ser una apuesta arriesgada, pero es lo que me apatece hacer y a ver cómo funcional. Luego ya veremos”, dice el triatleta.
Para ello Gómez Noya –que bromea diciendo que lo que hace este afán investigador es recordarle que ya lleva muchos años– saldrá el sábado hacia Nueva Zelanda para iniciar la preparación de la temporada. Allí estará algo menos de dos meses antes de volver a España, donde empezará a disputar carreras, sobre todo de media y larga distancia. En verano será cuando intente su clasificación para el Mundial de Ironman –puede ser en citas como las de Niza,  Frankfurt o  la australiana de Cairns–, aunque también está previsto que intente revalidar en Sudáfrica su título de Medio Ironman 70.3
Aunque Gómez Noya sigue disfrutando de las carreras –sobre todo las de distancia olímpica, porque razona que las de la modalidad sprint no distinguen al más completo “porque no hace falta nadar muy bien ni andar mucho en bici para ganar”–, también comenta que “en mi carrera hay un hueco para centrarme, al menos un año, en la larga distancia”. Tras esa experiencia verá cómo funciona. “Y luego no descarto intentar clasificarme para los Juegos de Tokio, aunque seguro que va a ser complicado”, dice el ferrolano.
Tras unos años de mucha exigencia –“al principio de mi carrera tenía mucha presión... y a veces era difícil de gestionar”, reconoce—, los éxitos han permitido a Gómez Noya en una etapa más madura. “Ahora estoy mucho más tranquilo, disfrutando de entrenar, de competir... No tengo ninguna presión”, dice. Es lo que el deportista ferrolano espera aprovechar para seguir agrandando su palmarés en el triatlón. l