• Viernes, 26 de Mayo de 2017

39 STAR CENTER UNI FERROL- 61 PERFUMERÍAS AVENIDA

Este Uni siempre gana

Uno tiene que hacer las cosas extremadamente bien día tras día durante muchos meses seguidos para que, incluso aunque el marcador diga lo contrario, acabe ganando. El Star Center Uni Ferrol echó el cierre ayer a una temporada histórica tras caer con el Perfumerías Avenida,

Este Uni siempre gana
María Pérez redondeó ayer una temporada de gran crecimiento deportivo| Dani Alexandre
María Pérez redondeó ayer una temporada de gran crecimiento deportivo| Dani Alexandre

Uno tiene que hacer las cosas extremadamente bien día tras día durante muchos meses seguidos para que, incluso aunque el marcador diga lo contrario, acabe ganando. El Star Center Uni Ferrol echó el cierre ayer a una temporada histórica tras caer con el Perfumerías Avenida, vigente campeón de liga, en el segundo partido de las semifinales por el título y, sin embargo, ni la derrota ensombreció una jornada de fiesta que el baloncesto ferrolano tardará en olvidar.
“¿Sorpresas a mí? Las justas”, debió pensar el Perfumerías Avenida, que empezó el partido dispuesto a resolverlo por la vía rápida. Y a punto estuvo de conseguirlo, porque en apenas tres minutos y medio repitió el guion del primer encuentro en el Würzburg para mantener a raya al Star Center Uni Ferrol con un parcial de 0-10 que contuvo el ardor del público de Esteiro. Los peores fantasmas volvían a perseguir a las locales, incapaces de encarar el aro charro, acumulando pérdidas y errores en lanzamientos que habitualmente no suelen escapárseles.


Contuvo a la “bestia”, que no la aplacó, porque fue abrir el marcador el conjunto departamental con un triple de Ani Calvo y los ánimos volvieron a caldearse al máximo fuera y dentro del parquet. Porque si algo tiene el cuadro que dirige Lino López es que no se conforma nunca y ayer no iba a ser menos. El rol secundario que le quería endosar el Avenida no iba con él. Es cierto que el equipo de Ortega apenas nota las rotaciones, pero en ese “apenas” insistió el Star Center para devolverle el parcial y, con un registro de 12-2, empatar el encuentro gracias a una mejor selección de sus opciones ofensivas y a unos ajustes providenciales en defensa.

Eso sí, el Perfumerías Avenida es un transatlántico que, al final, aunque sea por pura inercia, acaba mandando y eso fue lo que sucedió en los siguientes minutos, previos al término del cuarto, que las charras pusieron velocidad de crucero y con Beard como punta de lanza, volvió a escaparse hasta el 12-20.

Durante algunos minutos, el Star Center Uni Ferrol se creyó eso que coreaban sus aficionados en la grada. El “sí se puede” guió a las de López, que, a ráfagas, se mantuvieron aferradas a la pista. De hecho, Ortega tuvo que recurrir a la infalible Erika de Souza para impedir que el conjunto ferrolano se le subiese a las barbas. Su dominio interior fue determinante en unos minutos en los que la tensión subió por momentos y tanto desde el banquillo local como desde las gradas se reclamaron con insistencia acciones más que cuestionables que casi siempre resultaban favorables al Avenida.
Entre eso y que faltó ese acierto exterior que en otros partidos tanta alegría le dio al Uni –2 de 11 en el primer tiempo en triples-, las ferrolanas se conformaron por el momento con mantenerse ahí, agazapadas, sin que su desventaja se fuese más allá de los diez puntos, esperando una oportunidad para hacer temblar al coloso.

Y a punto estuvo de llegar porque en el tercer cuarto, tras contrarrestar un nuevo arranque arrollador del Perfumerías Avenida, reaccionó lo suficiente para disponer de dos ataques que, de materializarlos, lo habrían dejado a solo seis puntos de su oponente. Quedaban dos minutos y medio para el final del tercer cuarto. Era el momento. Pero lejos de llegar la reacción, el partido acabó rompiéndose y lo hizo de la peor forma posible.

¿Quién dijo miedo? Sobre una cancha de baloncesto hay cosas que no se entienden y que una jugadora exquisita en su comportamiento, de las que siempre recibe -Ferrari la noqueó en el segundo partido de cuartos con impunidad- como Barbee, sea castigada con dos antideportivas en apenas minuto y medio, ambas dudosas como mínimo y al menos una tras haber sido objeto previamente de personal, es para plantearse qué tienen que hacer los equipos modestos y sus jugadoras para que los respeten. Estas dos acciones y la técnica que se llevó Lino López ante un encolerizado Esteiro provocaron un rosario de tiros libres que dictaron sentencia y minaron la poca moral que le quedaba al Star Center.

Del 30-40 antes del “show” se pasó a un 31-56 apenas cinco minutos después. El partido ya carecía de sentido más que como prolegómeno de la fiesta que se avecinaba. Porque el Uni Ferrol hizo historia y lo que tocaba era celebrarlo.
En poco más de cinco meses, Esteiro espera de nuevo..l