• Sábado, 24 de Febrero de 2018

RACING 0- 2 GUIJUELO

El Racing no da para más

La que parecía la cita indicada para que el Racing empezase su escapa de la zona de descenso en la que se encuentra hacia posiciones más tranquilas se convirtió en todo lo contrario.

El Racing no da para más
El centrocampista Abel Suárez intenta robarle la pelota a un jugador del Guijuelo  | daniel alexandre
El centrocampista Abel Suárez intenta robarle la pelota a un jugador del Guijuelo | daniel alexandre

La que parecía la cita indicada para que el Racing empezase su escapa de la zona de descenso en la que se encuentra hacia posiciones más tranquilas se convirtió en todo lo contrario. O sea, que sigue en los puestos que condenan a perder la categoría y, con una jornada menos por disputarse, se mantiene a cinco puntos de los puestos deseados. La situación, por tanto, se agrava ahora un poquito más.
Y eso que el partido empezó bien para los intereses de un Racing que encontró en Álvaro Rey un argumento para generar peligro por la banda y que rozó el gol a través de un par de lanzamientos lejanos de Pablo Rey que el meta Amador repelió con apuros –uno, incluso, acabó en gol tras el remate de Joselu en el rechace, aunque en fuera de juego–. Lo que pasa es que ese espenranzador comienzo no tuvo continuidad, así que el cuadro verde fue perdiendo presencia cerca de la portería del adversario.
El Guijuelo. en cambio, no tuvo demasiados problemas en hacerse con el control de la situación a medida que pasaban los minutos. Y este dominio se convirtió en el primer tanto cuando Borja remachó al fondo de las mallas un centro desde la izquierda, con rebote incluido, mal defendido por la escuadra de la ciudad naval. El tanto dio paso a la peor fase del cuadro verde, que fue de mal en peor, desorganizado, impreciso y, por momentos, a merced de su oponente.
El desastre incluso pudo ser peor si el Guijuelo llega a aprovechar el penalti del que disfrutó en el tiempo de prolongación de la primera parte. Pero su lanzamiento fue el poste, lo que invalidó su posterior remate, y eso lo dejó con vida de cara a la segunda parte.

Decepción
Pero, lejos de volcarse en busca de la portería contraria en busca del empate, la vida del Racing en esta segunda parte no duró ni diez minutos. Fue lo que tardó el Guijuelo en aumentar su renta cuando el visitante Carmona, tras superar a todo el que se pusiese delante, batió a un desesperado Mackay para marcar un tanto que era el de la sentencia por lo que se veía sobre el campo.
Porque desde ahí hasta el final del tiempo reglamentario lo único que se vio fue una exhibición de impotencia del Racing. Su ejercicio de posesión no se tradujo en lanzamientos de peligro, sino en tiros desviados o erráticos. Y el Guijuelo, en cambio, pasó un tramo final de partido tranquilo, sin demasiado problemas defensivos ni necesidad de apretar en ataque. Así que el partido terminó con una derrota que acerca más al Racing a Tercera, el sitio para el que está haciendo méritos por el nivel que está dando.