• Martes, 24 de Octubre de 2017

Una campaña marcada por la irregularidad

La derrota ante el Valladolid B recordó que la irregularidad es, tal vez, el principal hándicap del Racing esta temporada. Después de dos victorias seguidas –primero sobre el Lealtad y después frente al Palencia–, otra vez el equipo ferrolano fue incapaz de sumar la tercera, esta vez en un partido en el que estuvo cerca de ochenta minutos en superioridad numérica.

Una campaña marcada por la irregularidad
Catalá lucha con dos jugadores del Valladolid B por llevarse la pelota	ricardo otazo/el norte de castilla
Catalá lucha con dos jugadores del Valladolid B por llevarse la pelota ricardo otazo/el norte de castilla

La derrota ante el Valladolid B recordó que la irregularidad es, tal vez, el principal hándicap del Racing esta temporada. Después de dos victorias seguidas –primero sobre el Lealtad y después frente al Palencia–, otra vez el equipo ferrolano fue incapaz de sumar la tercera, esta vez en un partido en el que estuvo cerca de ochenta minutos en superioridad numérica. Sin embargo, su discreto arranque de encuentro –donde, además de recibir el tanto de la derrota, vio cómo su adversario creaba unas cuantas ocasiones– y la falta de claridad ante la portería rival le hicieron perder.
Es la cuarta vez en lo que va de campeonato liguero que la escuadra de la ciudad naval tiene la posibilidad de encadenar una tercera victoria... pero no es capaz de lograrlo. La primera vez, aun con Míchel Alonso en el banquillo, fue tras ganar en el terreno de juego del Palencia y al Celta B en A Malata. Sin embargo, a partir de ahí llegó una racha de cinco jornadas sin vencer que le costó el puesto al entrenador ferrolano. Las otras dos se produjeron ya con Miguel Ángel Tena en el banquillo y corresponden a la serie de cinco jornadas que estuvo el cuadro verde sin conocer la derrota. Sin embargo, a los triunfos frente a Somozas y Coruxo le siguió un empate en Boiro y tras las victorias en casa ante Arandina y Caudal –aunque separados por un parón navideño de dos semanas– le siguió una igualada en el campo del Guijuelo.

directo
De ahí que, a pesar de que el Racing mantenga cinco puntos sobre el puesto que obliga a ganar una eliminatoria para conservar la categoría, el partido que lo va a enfrentar este domingo al Osasuna B vuelve a tener una cierta urgencia. Y es que, situado en la undécima plaza de la tabla clasificatoria, su rival está empatado a puntos en la duodécima, por lo que es un rival directo para seguir la temporada que viene en la categoría de bronce nacional.
Al menos, igual que la derrota en el anexo del José Zorrilla es el séptimo desplazamiento consecutivo en el que el Racing no escapaz de ganar –no lo hace desde el mes de noviembre, en el Manuel Candocia de As Somozas–, en casa ha ganado sus tres últimos partidos, lo que ha allanado su camino a la permanencia.