• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Ares sufre en la marejada de Riazor pero saca rédito

El fortísimo viento que soplaba en la ensenada de Riazor no dibujó el mejor escenario para Ares en la Bandeira Cidade da Coruña, que ayer se estrenaba como parte del calendario de la Eusko Label Liga ACT.

Ares sufre en la marejada de Riazor pero saca rédito
La trainera aresana “Santa Olalla” sufrió en el embravecido mar de Riazor  | Maider Celada (ELL)
La trainera aresana “Santa Olalla” sufrió en el embravecido mar de Riazor | Maider Celada (ELL)

El fortísimo viento que soplaba en la ensenada de Riazor no dibujó el mejor escenario para Ares en la Bandeira Cidade da Coruña, que ayer se estrenaba como parte del calendario de la Eusko Label Liga ACT. La “Santa Olalla” tuvo la más discreta de sus actuaciones en lo que va de campeonato ocupando, por tiempos, la última posición de la regata. Un “fiasco” enmendado en parte tras la descalificación de Cabo da Cruz, que al menos metió por debajo a uno de sus rivales directos y le permitió alcanzar a los de Boiro en la clasificación.
Fue lo único positivo en una tarde en la que prácticamente desde la bocina de salida quedó patente que, sin demasiado peso en el bote, el viento y el oleaje iban a complicar mucho las cosas a los chicos dirigidos por Agustín Fernández. El técnico y patrón del Club de Remo Ares decidió reservar a algunos de sus efectivos para la jornada de hoy y ello también contribuyó a que el rendimiento de la “Santa Olalla” se resintiese en una tanda en la que, contra pronóstico, Astillero fue la que lidió mejor con las adversas condiciones.
Los cántabros, que acabaron últimos –en algunos casos muy descolgados– en todas las banderas previas, tomaron la delantera y enseñaron la popa a sus adversarios desde las primeras paladas. Astillero llevó a sumar más de une veintena de segundos sobre la irregular Ziérbana y Cabo da Cruz. Más lejos todavía se quedó descolgada, demasiado pronto, la trainera aresana, con muchos problemas a la hora de lidiar con los largos de vuelta.  
En el último de ellos, Astillero comenzó a perder fuelle y sus perseguidores se le echaron encima. Tres segundos les tomaba a apenas doscientos metros de meta cuando el bote cántabro cometió una infracción en su rumbo que desencadenó una reacción en cadena y un pequeño caos que se saldó con el abordaje de Cabo da Cruz a Ziérbena. Un lance que aprovechó Astillero para “huir” de allí con una mínima sanción de tres segundos que no le impidió ganar la tanda. La más perjudicada, la trainera de Boiro, descalificada por su acción. Un lance que permitió que Ares, a pesar de ser el más lento de los doce participantes, acabase en la undécima posición.
La regata herculina fue una de las más emocionantes de la temporada y propició una trepidante victoria de Urdaibai con solo 14 centésimas de ventaja sobre la trainera de Hondarribia.  
Con este resultado, Ares alcanza a Cabo da Cruz en la clasificación general, ambos con 18 puntos, muy distanciados ya tanto de los equipos que los preceden –Ziérbena tiene 25– como del colista Astillero –tiene 8–.

Regata 
La Eusko Label Liga ACT arriba hoy a Ares para dirimir una regata histórica para la entidad y la villa. A partir de las doce comenzará a disputarse la décima edición de la Bandeira de este Concello con los mejores clubes nacionales en liza. Tanto la entidad deportiva como el pueblo se han volcado con un acontecimiento que tendrá su punto álgido con el concurso de los anfitriones en la primera tanda, a las doce de la mañana. De ahí a las dos, la ACT desplegará todo su espectáculo en una cita que concluirá pasadas las dos de la tarde. l