• Viernes, 20 de Octubre de 2017

Ares, con un ojo en la liga y otro en el play-off

Seis regatas quedan para la conclusión de la liga regular y la “Santa Olalla” de Ares llega a la recta final del campeonato en la Eusko Laleb Liga en una situación que hace unos meses firmaría como idílica.

Ares, con un ojo en la liga y otro en el play-off
Hondarribia y Ondarroa son las próximas “plazas” en las que remarán los locales  | maider celada / Eusko label liga
Hondarribia y Ondarroa son las próximas “plazas” en las que remarán los locales | maider celada / Eusko label liga

Seis regatas quedan para la conclusión de la liga regular y la “Santa Olalla” de Ares llega a la recta final del campeonato en la Eusko Laleb Liga en una situación que hace unos meses firmaría como idílica. Los de Ferrolterra son penúltimos y, salvo una inesperada remontada, deberán jugarse la permanencia en el play-off de septiembre; sin embargo, han logrado el que era su gran objetivo: evitar por ahora esa última plaza de descenso directo, que ocupa Astillero y sobre la que tienen una renta de nueve puntos. 
Un escenario a todas luces realista para un recién ascendido como el cuadro de Ferrolterra que, además, gestiona el presupuesto más bajo de la docena de participantes que concurren a la máxima competición nacional de la disciplina. Por eso, aunque el derrotismo acompañe en ocasiones el discurso aresano, su técnico y patrón, Agustín Fernández, insiste en que la situación es “la esperada. Hace seis meses firmábamos llegar a agosto con opciones de permanencia”.

Hándicaps
La falta de experiencia y el desconocimiento de los campos de regata y de un mar “que en el Cantábrico tiene un oleaje más fuerte” ha jugado en contra del bote del Club de Remo de Ares. Verse en las últimas posiciones de las regatas ha sido difícil, sobre todo cuando en el arranque de la liga las cuatro primeras regatas –dos décimos puestos, un noveno y un séptimo– les hicieron pensar que podían estar un poco más arriba. “Sabes que va a ser duro, a lo que te expones, pero a la hora de la verdad ver que las cosas no salen acaba afectándote”, reconoce el preparador justo antes de que la “Santa Olalla” retome la competición tras un parón de quince días.
Una cosa son las sensaciones, “que a veces no han sido buenas”, y otra la aritmética y esta dice que, a pesar de todo, Ares ha cumplido con el guion diseñado para el primer tramo del campeonato, ese que planteaba “amarrar” los puntos que ahora le permiten tener nueve de ventaja sobre el colista Astillero. A los cántabros no los da por muertos –“tienen gente experimentada en ACT y muy buena y si aguantan físicamente están ahí”, admite–, pero con los números en la mano tendrían que aventajar a Ares en todas las regatas que restan y meter otras tripulaciones entre ambos para recortar esa distancia e “igual que para nosotros es difícil coger a los de arriba, para ellos también. Aunque puede salirles un buen fin de semana, la lógica dice que es difícil que nos adelanten”.
Ondarribia, el sábado, y Hondarroa, el domingo, esperan a la Santa Olalla. Un fin de semana de inflexión: Si las cosas van bien, pensarían en darlo todo para alcanzar la décima plaza; si siguen como hasta ahora, habrá llegado el momento de empezar a planificar el play-off de permanencia con un trabajo específico para llegar frescos a mediados de septiembre. l