• Jueves, 22 de Febrero de 2018

Ten en cuenta las opiniones de los especialistas una vez que sales de Idental

No es necesario prescindir por completo de estos alimentos y bebidas. La solución es tomarlos con moderación, además de seguir algunas pautas en su consumo

Ten en cuenta las opiniones de los especialistas una vez que sales de Idental
Boca sana y fuerte
Boca sana y fuerte

A nadie se le escapa ya que los dulces no son precisamente un buen aliado para combatir la caries. Lo que no mucha gente sabe, es que en la relación que existe entre la alimentación y la salud bucodental, el azúcar no tiene ese protagonismo que se le da. Se trata de una de tantas creencias erróneas.

Para arrojar algo de luz a esta cuestión, un experto ha querido explicar por qué es el ácido, y no el azúcar, el que causa la caries de los dientes. En este sentido, este especialista ha apuntado que cuando se come algo con azúcar, las bacterias que residen en la boca de forma natural también consumen ese azúcar.

 

El papel de los ácidos en el esmalte de la dentadura

Los productos que excretan las bacterias cuando se come son ácidos, siendo esto lo que daña la dentadura. El ácido descalcifica o desmineraliza el esmalte de los dientes, eliminando su estructura y originando decaimiento.

La saliva tiene una acidez determinada por un valor de pH, el cual suele situarse en torno a 6,5, siendo esta una cifra saludable para la dentadura. Una vez que el pH de la boca llega a 5,5 o menos, el esmalte se empieza a disolver.

De manera que los mejores especialistas recomiendan evitar aquellos alimentos y bebidas que tienen un pH inferior a 5.5, si bien es cierto que también son aspectos muy influyentes la frecuencia y el tiempo que estos permanecen en la boca.

Alimentos ácidos y sus consecuencias para la salud bucodental

Pero, ¿cuáles son estos alimentos? En primer lugar cabe destacar el mal papel de las galletas saladas, las cuales son consideradas peores que los caramelos para la boca. Esto se debe a que las galletas saladas son altamente fermentadas y procesadas con almidón. Además, contienen algunos ingredientes modificados genéticamente, lo cual aumenta el índice glucémico y provoca que los alimentos sean más cariogénicos.

Otro alimento completamente desaconsejado por los expertos en salud bucodental es el pomelo. Aunque se suele pensar que este es un gran desayuno, tanto si se toma entero como en zumo, lo cierto es que es una fruta que contiene un alto nivel de ácido. Hay que tener en cuenta que el ácido no solo disuelve el esmalte, sino que también elimina los niveles de calcio del cuerpo. Teniendo en cuenta que el consumo de las frutas descalcificantes es positiva en otros sentidos, se recomienda simplemente no abusar de ellas.

Igualmente perjudiciales en este aspecto son los caramelos para la tos. Se trata de un remedio que puede traer efectos secundarios. Tratándose de la formación de cavidades, la mejor opción está en los dulces que se toman de una vez, dado que de esta manera, el azúcar y los ácidos se exponen el menor tiempo posible a los dientes.

La lima y el limón: buenos para el organismo, pero no tanto para los dientes

No resulta nada sorprendente que en esta lista se encuentren la lima y el limón, teniendo en cuenta que estos son los ácidos por excelencia, además de los que tienen un pH más bajo. Si bien es cierto que estos alimentos son beneficiosos para la salud en otros aspectos, abusar de ellos puede dañar la dentadura. Hay que tener especialmente presente que las bebidas con sabor a limón, tales como el té o el helado, pueden ser muy peligrosas, al tener efectos adictivos.

Con respecto a la fruta seca, hay que aclarar en primer lugar que, por diversas razones, esta no es una fruta en realidad. En la fruta seca se elimina el agua por completo y se concentran extremadamente los azúcares naturales. Este alimento actúa en la boca como si fuera un caramelo pegajoso, el cual se aferra a los dientes provocando azúcares y bacterias.

Los refrescos light son más perjudiciales que los normales para la dentadura

Por otro lado, los refrescos dietéticos o light son mucho peores que los normales para la salud de los dientes. Cuando se expulsa el azúcar, se pierde un cierto grado de acidez que se recupera con ácido fosfórico, lo cual añade sabor pero ayuda a disolver el calcio del esmalte de los dientes.

El café no puede faltar en este repaso, dado que los ácidos tánicos que contiene de forma natural contribuyen a la descomposición del esmalte dental. Además, se trata de una bebida que tiende a saborearse, lo cual es aún peor, puesto que permanece más tiempo en la boca y esto hace que sus efectos sean peores. La mejor opción es reducirlo con crema.

No es necesario prescindir por completo de estos alimentos y bebidas. La solución es tomarlos con moderación, además de seguir algunas pautas en su consumo, por ejemplo, ingerirlos rápidamente, o tomarlos con una pajita cuando se trate de bebidas. También conviene enjuagarse inmediatamente la boca después de tomarlos, evitando así el contacto con los dientes, y eliminando el ácido.