• Jueves, 22 de Febrero de 2018

¿Quieres colaborar con una ONG y no sabes cómo? Te lo explicamos

Hay distintas formas de colaborar con una ONG, no solo existe el voluntariado, si quieres puedes hacerlo en la forma que más te convenga.

¿Quieres colaborar con una ONG y no sabes cómo? Te lo explicamos
12
12

Colaborar con una causa social es una idea que a menudo pasa por la mente de muchas personas, aunque después no siempre llegue a concretarse en una acción concreta. Los motivos que suelen dar al traste con esta pretensión son la falta de tiempo, o sentir que no se cuenta con un perfil útil para esta labor.

Ninguna de éstas es una razón válida para desistir, teniendo en cuenta que son muchas las formas de colaborar con una organización sin ánimo de lucro. Ni siquiera es necesario hacer una aportación económica o trabajar como voluntario dado que existen otras vías de colaboración.

¿Por qué colaborar con una ONG? Simplemente, porque lo deseas

Lo único que resulta decisivo es tener ganas de colaborar con una ONG. Lo primero es encontrar aquella causa social que nos resulta más atractiva y encontrar a las organizaciones que trabajan en ese sector. Llegado ese momento se pueden encontrar muy diversas formas de contribuir con la causa escogida. Las mismas organizaciones facilitarán la relación todo lo posible para el colaborador.

Visto esto, son varias las formas de prestar servicios a una organización no gubernamental. Dichas vías se concretan en tres niveles: el económico, el voluntariado y la difusión.

Aporta cuando puedas, sin obligaciones

A la hora de pensar en colaborar económicamente con una ONG, normalmente se piensa en una aportación mensual. Pero lo cierto es que dicha aportación puede ser también semanal, trimestral o incluso anual. Para incluir a una mayor cantidad de personas en su proyecto, estas organizaciones suelen brindar todas las posibilidades a sus socios.

Además, también es posible colaborar esporádicamente. Esta opción es ideal para quienes no cuentan con una nómina o los estudiantes. También existen las micro ayudas, donaciones muy pequeñas (por ejemplo, de un euro) que, en suma, constituyen una importante contribución.

Otra manera de colaborar económicamente con una de estas organizaciones es comprar sus productos. Las ganancias obtenidas van destinadas a los propios fines perseguidos por las ONG.

¿Quién puede ser voluntario? ¡Todo el mundo!

El voluntariado es otra forma muy popular de involucrarse en una causa solidaria. Se trata de ofrecer tiempo y habilidades directamente a una organización de este tipo, para lo cual es necesario estudiar antes las propias capacidades. De esta manera, es posible dar con el mejor rol a desempeñar.

Como en el caso económico, para los voluntarios también existen varias formas de colaborar. Se puede ser voluntario de forma periódica, y disponiendo de tiempo es la mejor opción. Pero también es posible realizar el voluntariado en campañas, que es la mejor opción siempre que no se disponga de mucho tiempo. Las ONG realizan a veces actividades que requieren de más voluntarios de los que tienen de forma estable.

Por otro lado, todo aquel que no pueda dedicarse a la actividad principal de la organización, puede colaborar con funciones administrativas y cotidianas. Se trata de labores menos visibles pero que también resultan fundamentales, tales como las relativas a la coordinación y organización de eventos, ponerse en contacto con los socios, y muchas otras de la misma índole.

También puedes colaborar con un pequeño gesto cotidiano

Además de colaborar económicamente y a través del voluntariado, se puede hacer mediante la difusión. Hay que tener en cuenta que nadie tiene tiempo ni recursos materiales para colaborar con todas las ONG existentes. Pero dar a conocer las mismas requiere menos esfuerzo, y sin embargo, constituye una excelente ayuda también.

Cualquier tipo de actividad necesita de difusión para salir adelante. Así que todo el mundo puede ayudar a difundir una causa con la que se sienta identificado o que simplemente sea de su confianza. Compartiendo un mensaje, se hace una gran contribución.

Una vez más, son varias las formas de hacer esto. La primera de ellas el “boca a boca”. Hablando con otras personas directamente se puede dar a conocer esa actividad de la que se tiene tan buena opinión. Es posible que esa persona que está escuchando el mensaje tenga ya una motivación propia de colaborar con una organización social.

El papel de las redes sociales en las causas solidarias

Pero además, a día de hoy las redes sociales permiten una difusión en masa que antes era impensable. Tan solo con seguir los perfiles en redes de estas ONG y compartir sus contenidos, el nivel de difusión puede llegar a ser extraordinario.

Y una forma también muy interesante de difundir una causa solidaria es leer los boletines y noticias de estas organizaciones. Ninguna de estas vías requiere ser socio ni colaborador de una organización, y sin embargo se puede hacer mucho por ella.

Tal como se puede observar, hay muchas maneras de colaborar, y algunas son especialmente sencillas. Por lo que a día de hoy, no existe ninguna excusa para no contribuir de una u otra forma con una causa solidaria.