• Sábado, 16 de Diciembre de 2017

La importancia de las pequeñas y medianas empresas

 

Las PYMES siguen siendo la base de la economía actual

 

La importancia de las pequeñas y medianas empresas
Pymes
Pymes

A la hora de hablar del mundo empresarial y de los negocios, muchas veces nos olvidamos de la importancia que tienen las pequeñas y medianas empresas en las economías de los países. No solo por el hecho de que estos modelos de negocio a menudo son pioneros en muchos de los sectores de la actualidad sino porque reflejan claramente los cambios que se están produciendo en las diferentes industrias, donde Internet y las nuevas tecnologías han supuesto nuevos retos, nuevas ventajas y, también, nuevas competencias.

De esta manera, y a pesar de que la llegada de Internet haya sido una revolución para todos nosotros, en los negocios se ha visto su influencia de una forma más clara. Por ejemplo, hasta hace relativamente poco tiempo las vías para poder comprar maquinaria para negocios de hostelería eran muy limitadas, reduciéndose únicamente a aquellos comercios especializados en ello. Sin embargo, gracias a Internet no solo tenemos más opciones de compra sino que tenemos más información y más alternativas desde el momento en que encendemos el ordenador para navegar por Internet en busca de aquello que queremos.

De hecho, estos cambios que hemos visto y que seguimos viendo en las diferentes empresas que nos encontramos en realidad son una evolución de los modelos de negocio tradicionales. Al fin y al cabo, muchos de los comercios que podemos encontrar hoy en día en la red no son sino las mismas empresas que llevan años dedicándose a un sector específico y que han decidido a dar el salto hacia las nuevas tecnologías como una forma de llegar a más clientes y de obtener una mayor visibilidad y publicidad. Incluso cuando se trata de marcas de prestigio de las que a priori podríamos pensar que no necesitan ese plus de publicidad que se consigue en Internet.

En ese sentido, uno de los sectores que sin duda mejor ha acogido todos estos cambios y avances tecnológicos ha sido el del automóvil, tanto a la hora de vender coches nuevos y de segunda mano como a la hora de alquilarlos.

Al fin y al cabo, qué mejor manera de saber qué opciones tenemos a nuestra disposición que buscar en Internet lo que nos ofrece cada una de ellas. Imaginémonos por un momento esta situación: un ciudadano medio, preocupado por el medioambiente pero más preocupado por las nuevas políticas e impuestos relativos a los automóviles, necesita un coche por motivos laborales pero no le interesa comprar uno. Y tampoco quiere uno nuevo. Pero conoce que hay una opción cada vez más habitual entre los conductores conocida como “renting” y además su sueño siempre ha sido tener un Volkswagen. Con una simple búsqueda en Google que incluya las palabras “renting Volkswagen” obtendrá justamente los resultados que está buscando y que le servirán para tomar una decisión al respecto.

Una decisión que aunque parezca algo sencillo en realidad esconde toda una estrategia de marketing nueva, un nuevo modelo de negocio donde ya no hay vendedores y comerciales tradicionales pero donde hay técnicas informáticas para conseguirlo. Cuestiones como el posicionamiento SEO, las campañas de mailing, el marketing digital, la gestión de las redes sociales, etc. son algunos de los muchos puntos que tienen que tener en cuenta las empresas hoy en día. Son el resultado lógico que ha tenido la evolución de los modelos de negocio y que marcan las reglas del juego en el sector empresarial. Especialmente en el caso de las pequeñas y medianas empresas de las que hablábamos antes que han visto cómo han aumentado sus posibilidades gracias a estas nuevas tecnologías.

La revolución de Internet: el nuevo modelo de negocio

Si bien es cierto que todavía no podemos hablar con seguridad de todo lo que nos deparará el futuro en lo que al sector empresarial respecta (entre otros motivos porque nos encontramos en una época de constante cambio y evolución), una cosa está clara: aquellos que dominen a la perfección las nuevas tecnologías, podrán hacer frente mejor al cambio.

Es más, con la cada vez mayor presencia de trabajadores freelance de todos los sectores, y el cada vez más presente teletrabajo y trabajo a distancia, las relaciones empresariales tal y como las conocíamos están próximas a desaparecer. O al menos ya no serán tan rígidas como hasta ahora.

Por el contrario, Internet se presenta como el nuevo marco donde cualquier negocio tiene cabida. Desde un diseñador gráfico profesional hasta un zapatero que quiera dar más publicidad a su negocio personal y ofrecer un mejor servicio a sus clientes. Unos clientes que son y serán los impulsores de este cambio al demandar nuevas formas de contacto, nuevos canales de compra y, en definitiva, nuevos modelos de negocio que den respuesta a sus necesidades.