• Domingo, 11 de Diciembre de 2016

El Cidade hace un alto en su travesía por el desierto

La segunda eliminatoria de la Copa del Rey es la disculpa perfecta para que el Cidade de Narón olvide los sinsabores que le está causando la competición de liga, en la que acumula cinco derrotas en otras tantas jornadas, y ponga sus ojos, aunque sea por unas horas, sobre otro horizonte.

El Cidade hace un alto en su travesía por el desierto
El Cidade de Narón no sabe lo que es ganar en casa	Jorge Meis
El Cidade de Narón no sabe lo que es ganar en casa Jorge Meis

 

La segunda eliminatoria de la Copa del Rey es la disculpa perfecta para que el Cidade de Narón olvide los sinsabores que le está causando la competición de liga, en la que acumula cinco derrotas en otras tantas jornadas, y ponga sus ojos, aunque sea por unas horas, sobre otro horizonte. El cuadro que dirige Óscar Vigo recibe esta tarde, a las 19.30 horas en A Gándara, al Ribera de Navarra en un torneo que, si bien no es su objetivo prioritario, sí le permitirá seguir compitiendo y olvidar cuanto antes la decepción que hace escasos días vivió en Antequera.
Un partido que ilustra lo que comienza a convertirse en una constante en la realidad del cuadro naronés que, si bien no está siendo netamente inferior a casi ninguno de sus adversarios, acaba perdiendo lastrado por su falta de puntería en los metros finales. Tal y como recuerda Óscar Vigo, en ese duelo los suyos “compitieron” y fueron mejores en una primera parte en la que generaron infinidad de ocasiones. Sin embargo, no vieron puerta y acabaron pagándolo caro.
Ante el Ribera de Navarra espera que no cometan los mismos errores y que su formación ahonde en todo lo bueno que sí ha hecho en las últimas semanas. Será una tarea complicada pues su adversario, que tampoco ha arrancado bien el campeonato en la Primera División con dos derrotas en las dos primeras jornadas, también aspira a desquitarse aprovechando la oportunidad que le ofrece la Copa del Rey.
Sea como sea, el Cidade de Narón apela a la motivación que suele catapultar a las escuadras que se enfrentan a rivales de mayor categoría para encarar un encuentro en el que Vigo advierte, sin embargo, de que no se pueden dejar llevar por la euforia. Contener a sus jugadores será parte de su tarea pues el preparador, más allá de este torneo, piensa en el partido que el sábado lo medirá al Tenerife. Un duelo ante un rival directo en el que no puede fallar.
Por eso, el Cidade de Narón saldrá hoy a por todas, pero sin perder la perspectiva y dosificando sus efectivos en vista de objetivos a más largo plazo. Para el partido, el técnico no podrá contar ni con Borja, por motivos laborales, ni con Malaguti, por lesión. n