• Sábado, 18 de Noviembre de 2017

ANTA ARQUITECTOS

Beceiro y Vilas| “Echamos de menos la implicación del Plan Vivienda en la recuperación del patrimonio”

Doce años de trabajo y más de 70 viviendas rehabilitadas en el casco histórico son el saldo de la Oficina de Rehabilitación de Neda, cuya gestión el Concello delegó en Sergio Beceiro y Rosa Vilas (Anta Arquitectos).

Beceiro y Vilas| “Echamos de menos la implicación del Plan Vivienda en la recuperación del patrimonio”
Sergio Beceiro y Rosa Vilas tiene su estudio en un edificio que ellos mismos rehabilitaron en la calle Magdalena | jorge meis
Sergio Beceiro y Rosa Vilas tiene su estudio en un edificio que ellos mismos rehabilitaron en la calle Magdalena | jorge meis

Doce años de trabajo y más de 70 viviendas rehabilitadas en el casco histórico son el saldo de la Oficina de Rehabilitación de Neda, cuya gestión el Concello delegó en Sergio Beceiro y Rosa Vilas (Anta Arquitectos). Las instalaciones cerraron sus puertas el pasado mes de febrero como años atrás lo hizo la de Mugardos también adscrita a un Área de Rehabilitación Integral (ARI).

La oficina de rehabilitación de Neda nació en 2005, ¿cómo estaba el casco antiguo por aquel entonces?
Cuando nosotros llegamos en el año 2005, a nivel de urbanización, el estado de conservación del casco era malo, la mayoría de las calles tenían los servicios urbanos obsoletos y estaban pavimentadas con asfalto u hormigón que presentaba roturas o parcheados. La calle Castro suponía una excepción dentro del conjunto ya que se había urbanizado recientemente y se encontraba con los servicios urbanos renovados y pavimentados con granito gris. En los soportales, algunas áreas estaban sin pavimentar, con la tierra a la vista y el estado de conservación de los muretes que los conforman y, sobre los que se apoyaban las columnas, estaban muy distorsionados, revestidos con distintos materiales.
En cuanto al estado de conservación de las viviendas, comentar que eran muy pocas las que se encontraban rehabilitadas. Sin embargo, el casco conservaba un elemento muy bueno, a lo largo de los años la mayoría de las viviendas mantenían la escala de la vivienda tradicional conformada por la planta baja, primera y bajo-cubierta, con sus soportales hacia la calle Real y, en la parte posterior, muchas de ellas aún conservaban su huerta. Esta situación permitía una rehabilitación y puesta en valor del conjunto medieval magnífica, el potencial era inmenso.

¿Cómo recibieron los vecinos las posibilidades de rehabilitación que se ofrecían?
Cuando se abrió la oficina ya había unas cuantas solicitudes encima de la mesa. Muchos de ellos entraban por curiosidad y, en realidad, fue cuando se ejecutaron dos o tres rehabilitaciones integrales cuando se empezó a comprender la labor que desempeñábamos.

¿Hubo algún proyecto que recuerden especialmente, por su dificultad o características especiales?
El primer proyecto de urbanización, un tramo de la calle Real. Entendimos el potencial de los proyectos que plasmamos como elemento dinamizador en la recuperación del casco. Que las administraciones cuiden sus calles y sus plazas, humanizándolas y transformándolas en espacios agradables para vivir incrementa de manera muy notable el interés de la gente por habitar y rehabilitar las viviendas.
Este trabajo inicial de puesta en marcha de la oficina lo recordamos como una época de mucho dinamismo en el casco, con varias obras de urbanización y de rehabilitación de viviendas en marcha. El trabajo de visitas de obra era diario y pasábamos todas las mañanas en Neda.

Las ayudas no solo se enfocaron para la rehabilitación de viviendas, también hubo actuaciones en espacios públicos, ¿qué premisas siguieron en estos casos?
La premisa principal fue la humanización del entorno, lo que pasaba necesariamente por homogeneizar el conjunto en los espacios públicos del casco. Como comentábamos antes los pavimentos existentes no eran los más adecuados y su estado de conservación era malo por lo que se eligió un pavimento de piedra morena para la totalidad de las urbanizaciones. También se realizó una trabajo muy importante de renovación da las instalaciones urbanas que se encontraban obsoletas y se renovaron todos los servicios en las calles que se urbanizaron. A día de hoy sería posible enterrar todo el cableado eléctrico y de telecomunicaciones que transcurre por las fachadas sin levantar los pavimentos instalados.

Profesionalmente para un estudio de arquitectura, recuperar un casco histórico ha tenido que ser un trabajo complicado pero emocionante ¿Qué balance hacen?
Para nosotros el balance no pudo ser mejor. Se ha urbanizado buena parte del conjunto y se han realizado más de 70 expedientes de viviendas. En el año 2008, en la IV Edición del Premio Rodolfo Ucha Piñeiro de Arquitectura, los trabajos de pavimentación y urbanización de la calle Real de Neda obtuvieron un accésit. Este reconocimiento supuso una satisfacción enorme y nos reafirmó en el convencimiento de que esa era la línea de trabajo a seguir.
Es una lástima que se haya dejado de convocar estos premios en el Concello de Ferrol, ya que no sólo sirven para recordar el legado de un magnifico arquitecto, Rodolfo Ucha Piñeiro, sino también suponen un aliciente para los arquitectos actuales.

Queda mucho por hacer en Neda, ¿dónde cree que deberían de focalizarse los esfuerzos de tener continuidad el proyecto?
En el año 2015, se adaptó el ARI de Neda al Plan Vivienda 2013-2016 como ámbito de regeneración y renovación urbana. En la memoria presentada se indicaba que existen 218 posibles expedientes de rehabilitación, de los cuales 74 eran viviendas desocupadas. Es decir, aún queda mucho por recuperar y rehabilitar en cuanto a materia de vivienda.
El proceso de recuperación de un casco es lento y es necesario generar incentivos que ayuden a revitalizar el entorno. En este sentido potenciar el Camino Inglés de peregrinación a Santiago a su paso por el casco puede ser un buen comienzo para generar un tejido económico que atraiga población al casco.

¿Consideran suficiente el apoyo de las administraciones públicas a la recuperación patrimonial o esta queda relegada a un segundo plano en favor de la búsqueda de la eficiencia energética?
Desde Europa se han marcado unas líneas claras de política en materia de vivienda. El Plan Vivienda en vigor recoge estas directrices que abogan por la rehabilitación del parque de viviendas existente en el ámbito de la eficiencia energética y la accesibilidad. En este sentido ha sido necesario adaptar todos los Aris existentes en las distintas oficinas de rehabilitación de Galicia al plan vivienda para poder continuar gestionando la tramitación de las ayudas.
Resulta imprescindible hacer que nuestros edificios sean eficientes y accesibles pero esto no está reñido con conservar el patrimonio. En este sentido desde nuestra experiencia en la oficina de Neda a lo largo de estos años echamos de menos la implicación del Plan Vivienda en la recuperación del patrimonio. Resulta fácil comprobar cómo las ciudades que han recuperado recientemente su patrimonio urbano, han logrado hacer de sus cascos históricos un motor económico para la ciudad. l