• Viernes, 24 de Noviembre de 2017

Admitida a trámite la reanudación del pleno de la moción de censura de Fene

El juzgado de lo contencioso administrativo de Ferrol ha admitido a trámite la reclamación presentada por el Partido Popular de Fene contra la Mesa de Edad y su decisión de suspender el pleno de tramitación

Admitida a trámite la reanudación del pleno de la moción de censura de Fene

El juzgado de lo contencioso administrativo de Ferrol ha admitido a trámite la reclamación presentada por el Partido Popular de Fene contra la Mesa de Edad y su decisión de suspender el pleno de tramitación de la moción de censura presentada por PP y Somos Fene contra el alcalde, Juventino Trigo. Junto a la reclamación, los populares solicitaron al juez como medida cautelar que diera orden de reanudación del pleno en el momento en el que la “decisión ilegal”, dicen, de la Mesa de Edad lo paralizó. Una medida cautelar que también ha sido admitida por el juez, según informó ayer el portavoz popular, Gumersindo Galego. “Agora a resolución pode tardar, un mes, dous ou dez días”, indicó Galego que se mostró esperanzado en que la situación se resuelva en el menor plazo de tiempo.
Por otra parte, el mismo juzgado a petición de los concejales de Somos Fene ha emitido un auto con fecha del pasado 6 de noviembre requiriendo al Ayuntamiento la ejecución forzosa del auto del día 27 de septiembre que, como medida cautelar, restituía los derechos de los dos ediles como grupo municipal.

Plazo
En este requerimiento, el juzgado ordena que el Concello dé cumplimiento a la resolución en un plazo de 10 días bajo pena de que “se adopten las medidas necesarias para lograr su efectividad”. Entre ellas se contemplan multas a autoridades, funcionarios o agentes de entre 150 y 1.500 euros “sin perjuicio de otras responsabilidades patrimoniales y de otras responsabilidades penales”.
Somos Fene exige al grupo nacionalista que acabe “con las maniobras ilegales y antidemocráticas” y reitera la necesidad de que se restituya la legalidad en el ámbito político del Concello “marco necesario e imprescindible para el libre ejercicio de los derechos de todos los ciudadanos y también un requisito imprescindible para la recuperación de un ambiente de tolerancia cívica”, señalan.